La Formación Profesional comprende las acciones formativas que capacitan para el desempeño cualificado de las diversas profesiones, favoreciendo el acceso al empleo, la participación activa en la vida social, cultural y económica, y la cohesión social.

En un sentido integrador incluye las enseñanzas propias de la Formación Profesional del sistema educativo y de la Formación Profesional para el Empleo, en ambos casos en la perspectiva de la adquisición y actualización permanente de las competencias profesionales.

La Formación Profesional en el sistema educativo se organiza en ciclos formativos de grado medio y de grado superior, que una vez superados se acreditan mediante el título de Técnico y Técnico Superior, respectivamente. A su vez, los ciclos formativos se estructuran modularmente en áreas de conocimiento teórico-prácticas que se denominan “Módulos Profesionales”.

En definitiva, la Formación Profesional es una herramienta para que:

  • Los ciudadanos mejoren sus posibilidades de proyección profesional y personal
  • Las empresas aumenten su competitividad al disponer de unos recursos humanos cualificados